Cuidar tu casa, cuidar la casa del Señor

 «El Verbo se hizo carne y puso su morada entre nosotros»

Cuidar la parroquia para cuidar tu casa y la casa del Señor

 

> Descarga esta carta para leerla en tu dispositivo

> DESCARGA LA FICHA PARA SUSCRIBIRTE

 

 

Querida amiga, querido amigo de la Parroquia San Juan Bautista de Fuenlabrada:

Me he decidido a escribir esta carta, junto con los miembros del Consejo de Asuntos Económicos, para informarte de la situación de la parroquia y del trabajo que con la ayuda de Dios estamos llevando a cabo con vistas al futuro.

Estamos en Adviento, un tiempo que nos invita a hacer memoria de la espera de Dios de parte del pueblo de Israel. También nosotros necesitamos la salvación, necesitamos que Dios se haga carne para aportar a nuestra vida lo único que permite dar sentido a nuestra existencia. Dios se hizo carne hace dos mil años, pero sigue su presencia entre nosotros gracias a la compañía de la Iglesia, a los amigos y familiares que son para nosotros la cercanía de Dios. Para los que vivimos en este barrio, se hace presente en los niños que educamos a la positividad de la vida y en los pobres que atendemos. Se hace presente en los voluntarios que dedican su tiempo para que esta parroquia sea cada vez más una casa. Se hace presente en los sacramentos, máxime en las muchas confesiones que los sacerdotes administramos a diario sanando heridas espirituales y en el sacramento de la Eucaristía, que celebramos de forma especial el domingo reuniéndonos entorno  al altar.

La Navidad que pronto celebraremos va mas allá de los sentimientos de paz que queremos vivir y los regalos, reflejo del verdadero regalo: Dios se ha encarnado y ha puesto su morada entre nosotros. Como ya indicábamos el año pasado, la parroquia también es morada de Dios y por tanto es nuestra casa. Una casa que hay que cuidar.

 

 

Reforma del acceso a los despachos

Reforma del Vestíbulo

¿CÓMO LA ESTAMOS CUIDANDO?

 

Primero, de forma espiritual. A partir de octubre los sacerdotes hemos cambiado los horarios de despacho preocupándonos menos por la eficiencia organizativa y propuesto actividades y momentos que favorezcan la cultura del encuentro que el Papa nos invita a vivir. La parroquia está en un momento muy bonito y se respira un ambiente acogedor – basta con venir a misa todos los domingos a las 11.00h y al posterior café abierto a todo el que quiera para darse cuenta. Deseamos vivir cada vez más la acogida y el encuentro personal. Estamos viendo muchas vidas cambiadas, personas que vuelven a la Iglesia tras años de distancia después de pasar por el confesionario.

 

 

 

También la estamos cuidando desde un punto de vista administrativo: en los últimos tiempos hemos totalmente modernizado y renovado el archivo parroquial; hemos puesto al día los libros sacramentales, de contabilidad, de actas y demás documentos a enviar a la Diócesis. Hemos archivado muchísimas fotografías y documentos que serán la alegría de los que dentro de muchos años querrán conocer la historia de nuestra parroquia. Hemos comprado los nuevos libros litúrgicos de la Conferencia Episcopal (leccionarios y misales) que, aunque no parezca, tienen un precio muy elevado al ser considerados objetos de culto. Hemos dado de alta a todos los voluntarios en los registros, siguiendo lo dispuesto por la normativa civil y eclesiástica, cada vez más puntual y moderna. Ha sido un trabajo larguísimo que nos ha costado tiempo y dinero. También hemos subvencionado cursos profesionales de monitores de tiempo libre para algunos voluntarios que ya están prestando su servicio en campamentos y salidas parroquiales. Es un paso pionero para nosotros y a la vez un requerimiento legal que mira al futuro y nos permite seguir ofreciendo actividades en seguridad y legalidad. Finalmente, en 2017 hemos becado a 29 niños y jóvenes que a causa de los problemas económicos de sus familias no hubieran podido permitirse los campamentos y excursiones que realizamos para crecer en la fe y en la convivencia.

 

REFORMAS Y OBRAS ACOMETIDAS EN 2017

 

Como toda casa, hay que ir haciendo arreglos o pequeñas reformas. Pensemos en algunos cambios que eran necesarios: hemos comprado 8 mesas para las aulas, para sustituir a los antiguos tableros que han ocasionado más de un accidente; hemos reformado los baños y hecho arreglos en el claustro y en los pasillos. Nos gustaría cambiar las sillas de las aulas de catequesis (las de hierro y madera, para entendernos), pero de momento tendremos que esperar. Hemos tenido que cambiar la megafonía del tempo en muchos aspectos (tabla de mezclas, micrófonos inalámbricos y cables) porque los anteriores materiales eran de los años ochenta. Hemos cambiado algunas luces para pasar a iluminación LED – más económica y ecológica – y hecho demás arreglos en la cocina parroquial y en los radiadores, a la espera de la próxima reforma, para que al menos este invierno se sufra menos el frío.

Desde este punto de vista, lo más llamativo ha sido sin duda la intervención que hemos llevado a cabo entre abril y octubre (y que se ha alargado por razones que no dependen de nosotros). Hemos cambiado cuatro puertas. Dos de ellas son puertas blindadas de seguridad de hierro, con pintura anti grafitis, que dan al exterior. Luego hemos instalado un tabique móvil en el salón de actos que nos permite crear dos aulas para catequesis y actividades. Finalmente, hemos reformado el acceso a los despachos, creando una rampa (no se nos ha permitido hacerla fuera, que hubiera sido más fácil y económico), una cancela con cierre de seguridad y puertas correderas blindadas conectadas al sistema antiincendios y que cumplen con la normativa vigente de seguridad (asomándose a una rampa, no se podían poner de otra forma). El vestíbulo ha sido aislado térmicamente y hemos aprovechado para hacer otros arreglos en la línea eléctrica y las lámparas de seguridad. Esta intervención ha sido una inversión enorme que hemos pagado al 100% aunque nos haya obligado a muchos sacrificios desde todos los puntos de vista.

Por supuesto, todos los proyectos y pagos han sido llevados a cabo con arquitectos y profesionales y en diálogo con la Diócesis y el Consejo de Asuntos Económicos, pagando el IVA y demás licencias.

Me he alargado en esta descripción pero me parecía importante informar acerca de estas decisiones. Como verás, administrar una parroquia no es fácil, sobre todo porque no somos una empresa que vende productos que garantizan ingresos fijos. Los que trabajan son  voluntarios que dedican tiempo libre para la edificación de esta comunidad haciendo lo que pueden y poniendo a servicio sus talentos. Personalmente, está siendo una aventura grandiosa que llena de alegría mi sacerdocio permitiéndome crecer en la fe y contribuir al encuentro con Dios. Ésta es nuestra única preocupación y la razón de ser de la parroquia y de mi sacerdocio. Si no fuera por esto, no merecería la pena.

 

Cancela y cierre

Tabique móvil en el salón de actos

Arreglos y decoración en los pasillos

ESTADO ECONOMICO DE LA PARROQUIA AL 1 DE DICIEMBRE DE 2017

Hoy en día cada Parroquia debe auto-gestionarse económicamente: pese a lo que se suele pensar, no recibe dinero ni del Estado Español, ni del Vaticano. Hace un año en mi anterior carta a la feligresía expliqué que cada parroquia funciona autónomamente a nivel económico por lo que no se puede hablar de los «dinero de la Iglesia» intentando descubrir una unidad interna de decisión. Sería tan incorrecto y absurdo como hablar del «dinero de los albañiles» o simplemente del «dinero de las 200.000 personas residentes en Fuenlabrada».

Nuestra parroquia se mantiene prácticamente de forma exclusiva con la ayuda de los feligreses que, a través de colectas, donativos y aportaciones voluntarias  por la celebración de los diversos sacramentos o actividades, permiten que ésta siga desarrollando su preciosa labor. La parroquia no tiene fondos de inversión o bienes que procedan de otras vías: es más, para compensar el déficit que se genera, recibe del obispado de Getafe una ayuda mensual de 882 euros y que el párroco solicita todos los años al presentar el presupuesto. De hecho, los recursos propios son insuficientes.

El destino de todas las aportaciones que recibimos se encaminan a:

  • Devolver el préstamo que se abrió en 1989 para la construcción del templo (seguimos pagando todos los meses 637,07 euros)
  • Seguir con la labor caritativa de la parroquia, presencia del rostro de Dios en el barrio
  • Permitir el desarrollo de las actividades educativas y pastorales: catequesis, talleres, salidas y campamentos, encuentros culturales y todos los materiales.
  • Entrega obligatoria al fondo común de la Diócesis: 400,86 euros mensuales.
  • Gastos normales de mantenimiento: extintores, teléfono, luz, agua, calefacción, limpieza, materiales de oficina, gastos administrativos, seguros… (la media de este año es de 2570 euros mensuales).
  • Contribución al seminario diocesano, al DOMUND, a Manos Unidas, a las misiones…
  • Cubrir una parte de los gastos propios de los sacerdotes por su labor pastoral.

 

 

 

Grifería, dispensadores de jabón, secamanos, mueble de baño

Las aportaciones para la celebración de los sacramentos (por ejemplo, ofrecer santas misas por los difuntos) han bajado en los últimos años. A menudo pedimos con discreción un donativo, que no siempre llega, con ocasión de la celebración de sacramentos que no es en absoluto una tasa sacramental, sino una invitación a la corresponsabilidad (pensemos en los que gastamos para la limpieza…). Hay actividades o grupos (por ejemplo, los grupos de juveniles o adolescentes) que no tienen una cuota de inscripción y que sin embargo utilizan la parroquia todas las semanas. Hay otras, como los Talleres-Encuentro o la catequesis de primera comunión, que se sustentan pos sí mismas, permitiendo a las demás actividades seguir su labor.

Hace año y medio escribí una carta a la feligresía pidiendo un paso de madurez: una conciencia más profunda y comprometida con el sostenimiento y crecimiento de la parroquia. Invité a adquirir un compromiso más estable con la aportación económica a través de una suscripción bancaria. Se trata de rellenar el formulario que tienes aquí abajo con los datos necesarios para donar periódicamente una cantidad fija de dinero, cantidad que se podrá modificar o cancelar en cualquier momento

>> DESCARGA LA FICHA PARA SUSCRIBIRTE.

La respuesta fue fantástica, más allá de las expectativas: tenemos hoy día a 61 familias suscritas (la mayoría con una cuota entre 5 o 10 euros al mes). Sería necesario, según nuestros cálculos, encontrar a otras 40 familias que donen mensualmente una cuota, aún pequeña, a través de una suscripción.

 

Nuevas mesas plegables multiusos

Quiero agradecer a todos los que ya están suscritos o ayudan de otra forma. Seguro que alguna vez habrás contribuido a la colecta de la misa o encendiendo una vela en el lampadario. Dios conoce tu sacrificio y tu corazón: te bendice como la viuda del Evangelio que Jesús alabó porque dio lo que pudo.

Vengo ahora a renovar humildemente mi invitación. Ten en cuenta que las aportaciones se pueden deducir fiscalmente en la declaración de la renta: la ley dispone que para aquellos donativos recurrentes que se realicen a la misma entidad por importe igual o superior durante más de dos años consecutivos la desgravación se eleve 5 puntos más. Además, para los primeros 150€ que donemos en total la desgravación se eleve hasta el 75% del importe entregado.

EJEMPLO. Ello supone, por ejemplo, que una persona que tenga un recibo domiciliado de la parroquia de 12€ mensuales (144 €/año) tendrá derecho a una desgravación de hasta 108€ en su Declaración de la Renta. O, dicho de otra manera, que a través de este sistema su esfuerzo económico se podrá multiplicar por cuatro.

Si no quieres o no puedes suscribirte, sigue siendo posible ingresar donativos puntuales a nombre de la Parroquia San Juan Bautista Fuenlabrada en las cuentas de la parroquia:

BANCO POPULAR: ES 47 0075 3304 8106 0010 4230

CAIXABANK: ES 71 2100 4112 3122 0006 0834

» Para que puedas desgravar, comunícanos tus datos [secretariasanjuanbautista@gmail.com]

 

 LOS QUE NOS ESPERA EN EL INMEDIATO FUTURO

Está a la vuelta de la esquina, si Dios quiere, la reforma de la instalación de calefacción en el templo y en las aulas, hoy en día insuficiente, obsoleta, anti-ecológica y que no cumple con la normativa vigente. También tendremos que mejorar el aislamiento térmico en el templo, mediante reforma del falso techo, replanteando las ventanas y la iluminación natural (hoy casi inexistente). Tendremos que arreglar la cubierta, puesto que cuando llueve hay pasillos que se inundan. Tendremos finalmente que corregir la estética de la capilla, que no se realizó en su día según el proyecto, para centrar el altar favoreciendo la adoración y la oración.

Puedes ayudar con tus oraciones, donando un poco de tu tiempo, aportando tu granito de arena de forma económica. Si no estás de acuerdo con algunas afirmaciones de esta carta, deseas aclarar algún punto o más información, no dudes en ponerte en contacto directamente conmigo.

Nosotros los sacerdotes celebramos a menudo santas Misas con la comunidad parroquial pidiendo por los benefactores y suscriptores, por sus intenciones, por sus familiares vivos y difuntos. En todo caso, siéntete acompañado por nuestra oración y amistad.

 

Un abrazo lleno de gratitud:

Tommaso Pedroli Viotto, párroco

>> DESCARGA LA FICHA PARA SUSCRIBIRTE

 

 

Iluminación LED del Sagrario y de las estatuas