El mes de mayo

Queridos amigos de la parroquia:

Al empezar el mes de mayo quiero alcanzaros con esta carta para haceros llegar la cercanía mía y de los padres Stefano, Giuseppe y Francesco en este tiempo tan misterioso. No cabe duda de que esta circunstancia nos obliga a madurar en la fe, si la acogemos en plenitud. En este sentido me han ayudado mucho las palabras del Padre Mauro Lepori que me permito ofreceros:

Reconocer en esta circunstancia una posibilidad extraordinaria de acoger y adorar la presencia de Dios en medio de nosotros no significa huir de la realidad y renunciar a los medios humanos que se ponen en marcha para defendernos del mal. Esto sería un insulto a los que ahora, como todo el personal sanitario, se sacrifican por nuestro bien… Dios nos está indicando que nuestra vida, tanto en la prueba como en el consuelo, tiene un significado infinitamente mayor que la resolución del peligro presente. El verdadero peligro que se cierne sobre la vida no es la amenaza de muerte, sino la posibilidad de vivir sin sentido, de vivir sin tender hacia una plenitud mayor que la vida y una salvación mayor que la salud. Esta pandemia, con todos sus corolarios y consecuencias, es entonces una oportunidad para que todos nosotros nos detengamos realmente, no sólo porque estamos forzados, sino porque hemos sido invitados por el Señor a estar ante Él, a reconocer que Él, en este momento, viene a nuestro encuentro en medio de la tormenta de las circunstancias y de nuestra angustia, proponiéndonos una renovada relación de amistad con Él.

Para mí está siendo así, también por la circunstancia que me ve en Roma, en convalecencia después de una operación a la que tuve que someterme en marzo, obligándome a vivir este tiempo lejos de vosotros.

La parroquia está funcionando a buen ritmo: todos los días a las 19.30 estamos retrasmitiendo el rosario a través del Canal Youtube de la Parroquia. Es una iniciativa que tiene buena acogida. Muchas personas nos están trasladando lo importante que es tener un momento de recogimiento cada día, para no perder el norte. Al mismo tiempo, son muchas las necesidades que están llegando y prevemos que serán cada vez más. Cáritas parroquial está trabajando para dar respuestas a tantas necesidades, que también nos podéis señalar. Siguen los encuentros online de muchos grupos parroquiales, como la Catequesis de Adultos, la Escuela de Comunidad, los encuentros de los grupos de jóvenes… Finalmente, estamos programando la reapertura y pensando con creatividad cómo serán los próximos meses, cómo desarrollar la vida pastoral de nuestra comunidad.

Con esta comunicación me gustaría invitaros a que os conectéis por internet al testimonio que tendremos el jueves 7 de mayo a las 21.00h. En este tiempo necesitamos escuchar a personas firmes en la fe que nos ayuden a entender, más allá de muchos mensajitos o contenidos que nos llegan como lluvia, cómo vivir este tiempo con una mirada adulta en la fe. Por tanto, en el primer encuentro del miércoles 6, al que os podréis uniros con el enlace que os enviaremos, escucharemos en directo al Padre Julián de la Morena, misionero en Brasil, quien fu párroco en San Juan Bautista de 1996 a 2003 antes de empezar su ministerio en Latinoamérica y ha marcado la vida de muchos de nosotros.

Además de la preocupación por facilitar los sacramentos – sin los cuales la vida carece de su significado – y abrir nuevos caminos para la vida pastoral, también estamos preocupados por la situación económica de muchas personas y de la parroquia. La crisis que se avecina nos obligará a tomar decisiones drásticas. De momento, la parroquia ha perdido en estos meses casi todos sus ingresos, quitando algún donativo que ha llegado para Cáritas y los ingresos fijos de las suscripciones. Tened en cuenta que una estructura como la nuestra tiene, además de los gastos fijos, dos préstamos a los cuales hacer frente. Hace dos meses que no hay ingresos de colectas, donativos para la celebración de bautizos, bodas y primeras comuniones… cerrar la parroquia tanto tiempo, para una comunidad que empezaba justo ahora a levantar cabeza, está generando un daño económico enorme. Por esta razón hemos seguido pasando los recibos a los suscriptores de la parroquia, que son la única posibilidad que tenemos para sobrevivir. Somos conscientes de que para muchos este momento es de gran dificultad y si alguien quisiera suspender o dar de baja su recibo solo tiene que comunicárnoslo y los haremos nosotros de inmediato (pero no rechazando el recibo, lo que añade para la parroquia una penalización económica innecesaria). Mientras tanto, también somos conscientes de que el Señor sabrá ayudarnos a todos en este momento de prueba. No dejéis de contactar con nosotros (teléfono, e-mail) para cualquier necesidad, petición de oraciones o de misas, ideas para la reapertura, preguntas

Os agradezco de corazón vuestra amistad y cercanía y espero que pronto podamos volver a abrazarnos. Desde Roma y en comunión con mis hermanos sacerdotes en Fuenlabrada, os recuerdo todos los días en el rezo del Santo Rosario en este mes dedicado a la Virgen.

P. Tommaso