Penitencia – Confesión

Sacramento de la Penitencia

 

El perdón no es fruto de nuestros esfuerzos, sino es un regalo, es don del Espíritu Santo, que nos colma de la abundancia de la misericordia y la gracia que brota incesantemente del corazón abierto del Cristo crucificado y resucitado.

El sacramento de la Confesión nos recuerda que sólo si nos dejamos reconciliar en el Señor Jesús con el Padre y con los hermanos podemos estar verdaderamente en paz. Y ésto lo hemos sentido todos, en el corazón, cuando vamos a confesarnos, con un peso en el alma, un poco de tristeza. Y cuando sentimos el perdón de Jesús, ¡estamos en paz! Con aquella paz del alma tan bella, que sólo Jesús puede dar, ¡sólo Él!

(Papa Francisco)

Los niños se preparan para el Sacramento de la Penitencia y lo reciben durante la catequesis de Primera Comunión, para ir acostumbrándose a celebrarlo con provecho.

Los sacerdotes están siempre disponibles para escuchar las confesiones: en horario de despacho, antes y después de las misas de diario, o pidiendo cita.

El domingo hay siempre un sacerdote disponible en el confesionario durante las misas de 11.00h y de 12.30h.

>> Para prepararse al Sacramento de la Confesión – meditación de Don Luigi Giussani

 

Los efectos del sacramento de la Penitencia son: la reconciliación con Dios y, por tanto, el perdón de los pecados; la reconciliación con la Iglesia; la recuperación del estado de gracia, si se había perdido; la remisión de la pena eterna merecida a causa de los pecados mortales y, al menos en parte, de las penas temporales que son consecuencia del pecado; la paz y la serenidad de conciencia y el consuelo del espíritu; el aumento de la fuerza espiritual para el combate cristiano.

(Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)

juiciouniversal

Examen de conciencia

para preparar la confesión

Un pecado se comete de cuatro maneras: pensamiento, palabras, obras y omisión. Los siete pecados capitales son: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza.

 

I. No tendrás a otros dioses delante de mí

¿Pienso en Dios como a un Padre que me ama y me dirijo a Él con confianza en la oración? ¿Cuido la relación con Él a través de la oración al iniciar y terminar el día? ¿Trato cada día de responder al llamado de Dios? ¿Mi esperanza se apoya en Dios o en mis proyectos? ¿Amo a Dios en todas las cosas y sobre todas las cosas? ¿Vivo con desesperación o la certeza de Su presencia me hace agradecido y esperanzado? ¿Creo verdaderamente en Dios o confió más en brujerías, amuletos, supersticiones, horóscopos?

II. No nombrarás el nombre de Dios en vano

¿He sido digno del nombre de cristiano ante mis amigos y compañeros? ¿He testimoniado mi amistad con Jesús? ¿He pronunciado el nombre de Dios, de Jesucristo, de la Virgen Maria o de los santos sin respecto? ¿He cometido sacrilegio? ¿Me he burlado de algo sagrado? ¿He jurado en falso?

III. Santificarás las fiestas

¿El domingo es para mí un día consagrado al Señor? ¿He respondido a la invitación del señor que todos los domingos y fiestas de precepto me invita a participar en la Misa? ¿Me he confesado para recibir dignamente la eucaristía?

IV. Honrarás a tu padre y a tu madre

¿He estado agradecido con mis padres por todos los bienes que me han otorgado, empezando por el don de la vida? ¿He pensado o hablado mal de ellos? ¿Les he causado preocupaciones? ¿Me he portado mal con mis hermanos? ¿he estado dispuesto a compartir con ellos lo que tengo, los ayudo, he sido dispuesto a perdonarlos primero? ¿Ofendo a los demás con palabras y gestos o, por lo contrario, intento llevar paz adonde vivo? ¿He respetado a los mayores y a los ancianos? ¿Me he acordado de mis familiares difuntos?

 V. No matarás

¿He tenido sentimientos de odio o venganza contra otras personas? ¿He matado o hecho daño a alguien? ¿He participado directamente o indirectamente en un aborto? ¿He inducido a otro a hacer el mal? ¿He descuidado la salud que es un don del Creador? ¿He intentado suicidarme?

 VI. No cometerás actos impuros

¿He pronunciado palabras groseras y fuera de lugar? ¿Respecto mi cuerpo y el cuerpo de los demás como templo del Espíritu Santo? ¿He cometido actos impuros como la masturbación, las relaciones sexuales prematrimoniales, las relaciones homosexuales? ¿He tomado drogas? ¿He tomado alcohol en exceso?

VII. No robarás

¿He robado? ¿He retenido injustamente algún objeto prestado o perdido? ¿He sido generoso y he compartido mis bienes y mis capacidades con los demás y con los más necesitados?

VIII. No dirás falso testimonio ni mentirás

¿He dicho mentiras?¿Me he avergonzado de testimoniar mi fe? ¿He pelado o caliumniado a otras personas? ¿He calumniado a alguien?

IX. No desearás a la mujer de tu prójimo

¿Hago discursos, lecturas, veo imágenes que manchan mi corazón haciéndolo impuro? ¿He buscado películas o imágenes pornográficas? ¿He tenido pensamientos impuros?

X. No desearás los bienes de tu prójimo

¿He deseado lo que no es mío? ¿He tenido envidia?

Consejos prácticos sobre el Sacramento de la Confesión