Catequesis de adultos

«Buscad cada día el rostro de los santos y hallad descanso en sus palabras», recomendaba la Didaché (IV,2), uno de los textos cristianos más antiguos que haya llegado hasta nosotros. Buscar el rostro de los santos significa conocerlos, encontrar ese descanso que nos permite mirar cada circunstancia con positividad.

Los santos no son héroes, sino personas que han dejado espacio a Dios, devolviéndole lo que es suyo. De hecho, la santidad no consiste en que el hombre da todo sino en que el Señor lo toma todo.

«El santo no es un superhombre, es un hombre real, porque sigue a Dios y, en consecuencia, al ideal por el que fue creado su corazón y del que está hecho su destino. […] En efecto, la santidad es el reflejo de la figura del único ser en el que la humanidad ha encontrado perfecto cumplimiento: Jesucristo» (Luigi Giussani).

Nos interesa aprender de los santos, conocer sus vidas y ver así la belleza que se nos promete también a nosotros.

Por esta razón os invito a la primera charla de la Catequesis de adultos de este curso, que será el viernes 1 de octubre de 2021, de 20.20 a 22.00h, en el salón parroquial de san Juan Bautista (Calle Cuzco 15).

En las primeras dos charlas de este curso centraremos nuestra atención en el gran acontecimiento que nos espera a finales de octubre con la consagración de nuestro altar, en el que (entre otras cosas) el obispo Don Ginés insertará tres reliquias de San Juan Pablo II, Santa Maravillas de Jesús y el Beato Rolando Rivi. Por eso en la primera charla conoceremos la vida de estos santos, que a partir de ahora estarán vinculados a nuestra comunidad parroquial. En la segunda charla, el 22 de octubre, explicaremos el significado de la consagración y por qué es un hecho tan importante para nosotros.

Como siempre, lo bueno se comparte… Por tanto, no dudéis en invitar a todos los que tengan alguna inquietud por entender mejor qué es la fe. La Catequesis de adultos no es un conjunto de discursos, es beber de la experiencia viva de la Iglesia que nos trasmite un gusto por la existencia inimaginable.